Los perros sienten envidia, pero no culpa